cintillo cintillo
zamora

Noticias

Un destello interior lleva la magia del cine al barrio Los Aguacaticos

Guarenas, (09-11-2917) .-Un barrio subterráneo de la ciudad de Caracas se convirtió en la locación cinematográfica de los directores Luis y Andrés Rodríguez. Se trata de Los Aguacaticos, una comunidad ubicada subiendo hacia San José, con una particularidad, ya que no es el típico barrio al que se llega subiendo al cerro, sino más bien hay que descender más abajo del nivel del asfalto para encontrar este espacio que guarda sus sombras bajo el puente de Fuerzas Armadas.

Un destello interior es el nombre de la película que se rueda en este espacio, donde cuentan una historia cargada de emocionalidad y protagonizada por la artista circense y actriz Jericó Montilla, quien personifica el papel de Silvia, mujer que atraviesa una enfermedad terminal y tiene una hija de 6 años llamada Sara.

Su dilema es qué va a ocurrir con el destino de su niña luego de su desaparición física. El personaje se encontrará en esa búsqueda de cómo resolver el destino de Sara con las horas contadas.

Montilla expresó que esta experiencia ha sido todo un reto en su carrera artística, agradeciendo a todo el equipo de la Villa del Cine, por hacerla parte de este filme que se pretende estrenar el año entrante.

Agregó que tuvo que bajar 10 kilogramos para lograr la apariencia de una mujer con un tumor cerebral, además indicó que en el proceso de investigación ha tenido que adentrarse en situaciones afectivas muy duras para lograr una actuación creíble.

Otra de las actrices involucradas en esta propuesta cinematográfica es Martha Track, quien asumió el papel de Conchita, la señora que se encarga de cuidar a la niña de Silvia pero que tiene una doble vida, sin tener más opción que cuidar niños en el lugar donde vive.

La película es producida por la Villa del Cine y dirigida por los hermanos Rodríguez, quienes han utilizado este mismo barrio para filmar otras películas como Brecha en el silencio, ficción que tuvo mucho éxito en el año 2013.

“Volvemos a este lugar en busca de un esquema que no se parece para nada a la típica zona popular de barrio”, indicó Andrés Rodríguez.

El director también agregó que decidieron trabajar con un equipo no mayor a 30 personas, porque es una película íntima y requiere un equipo compacto, también, por ser una película callejera, tienen que movilizarse en el barrio, donde cada jefe de área como fotografía, cámara, producción, máquina, logística y los directores, tienen una responsabilidad y un compromiso por lo que hacen.

“Somos un equipo en formación que poco a poco se va encausando hacía ese producto, que a la larga consideramos que debería ser una obra de arte” expresó Andrés.

Tienen previsto terminar de grabar en el mes de diciembre, luego entra en una etapa de postproducción para estrenar en febrero de 2018, con expectativas claras de lo que puede reflejar esta historia en los espectadores venezolanos.

Señalan los directores que esta trama invitará a los espectadores a la búsqueda de su propio yo, para superar cualquier dificultad que pueda presentarse.

El valor de la vida tiene una gran carga en este filme, que será mostrado en la pantalla grande con la idea de reflejar el valor que cada uno le da a su existencia, pesar de las dificultades por las que pueda estar pasando.

Texto: Niedlinger Briceño / Ciudad CCS

2017-11-10T10:51:38+00:00 noviembre 9th, 2017|Categorías: Rodaje|